Las metodologías ágiles son un conjunto de prácticas y herramientas enfocadas a resultados concebidas para gestionar proyectos de desarrollo de software de una forma más sencilla y adaptada.

Muchas empresas se van sumando a esta tendencia del agilismo o agile implantándola, ya no solo en ámbitos de desarrollo de software, sino también en el departamento de marketing, en la creación de startups o incluso en la construcción de coches, obteniendo numerosos beneficios tales como la mejora de la calidad, la rápida reacción a entornos cambiantes, la potenciación de los equipos y la eliminación de tareas que no aportan valor.

Los 4 valores del Manifiesto ágil

Los valores entorno a los que gira el manifiesto ágil son los siguientes:

1- Personas e interacciones vs Procesos y herramientas

El elemento principal sobre el que giran las metodologías ágiles es el equipo. Un equipo multidisciplinar, auto-organizado, horizontal y no jerárquico en el que todos cooperan y en el que existe una comunicación fluida y directa.

2- Software funcionando vs Documentación exhaustiva

Mediante la implantación de la metodología ágil, se deja a un lado la documentación exhaustiva (documentos de diseño o prototipos funcionales) y la única medida de progreso del proyecto es el software que está funcionando. Un progreso que aportará valor al cliente final.

3- Colaboración con el cliente vs Negociación contractual

Tanto el cliente como el equipo de desarrollo son conscientes de que no se pueden recoger todos los requerimientos correctamente al inicio del proyecto. Por ello, es necesaria la implicación de ambos durante todo el ciclo de vida del proyecto.

4- Adaptarse al cambio vs Seguir un plan

Muy relacionado con el valor anterior, se prefiere adaptar el plan a las circunstancias por encima de intentar planificar toda la ejecución del proyecto desde su inicio.

En las metodologías ágiles se ve la adaptación al cambio como una ventaja competitiva, ya que los mercados y entornos actuales de las empresas son muy cambiantes y necesitan trasladar esa flexibilidad a sus procesos de desarrollo de software.

Beneficios de las metodologías ágiles para las empresas

  • Equipo implicado y motivado

  • Mayor comunicación entre el cliente y los integrantes del proyecto

  • Entregas e interacciones con el cliente constantes, que permiten realizar un control de seguimiento del proyecto y mitigar los riesgos de entrega final

  • Flexibilidad y adaptabilidad a las necesidades del cliente

  • Resultados constantes y entregas listas para subir a producción

  • Alta calidad y satisfacción del cliente

Conoce las Metodologías ágiles by Raona