El poder ya no está en el profesor, está en los alumnos. Hoy en día es imposible controlar la comunicación en la clase. Equipados con sus smartphone o tablets, los alumnos comparten grupo en Linkedin, son amigos en Facebook y además tienen un hastag propio en Twitter. La conversación se está produciendo de espaldas al profesor, sin que éste pueda hacer nada para evitarlo.

Hasta hace poco, las escuelas veían el uso de nuevos dispositivos portátiles en la clase como una distracción, por lo que muchos los prohibían. Ahora, con la entrada de una nueva generación de jóvenes con sus smartphones y tablets, muchas escuelas europeas de referencia están diseñando sus sistemas y contenidos para que puedan ser consumidos desde estos dispositivos.

El entorno educativo no puede estar a espaldas de lo que pasa en el mercado. Las escuelas tienen que incorporar en sus programas lo que los alumnos se van a encontrar en el entorno laboral, y eso hoy en día incluye tecnología y social media.

Todavía conservo las carpetas llenas de documentación y casos prácticos de mi época de estudiante. Una manera muy ineficiente de almacenar la información, no solo por el espacio que ocupa, si no por la dificultad que supone encontrar cualquier dato.

Hoy en día, esto ya no tiene ningún sentido. En Raona tenemos la suerte de tener como clientes algunas de las Escuelas de Negocio líderes en el mundo. Algunos de nuestros últimos proyectos en el sector educativo como el de MyESADE, finalista Europeo a la mejor Intranet 2012, dan a entender que han comprendido que han de ofrecer a sus alumnos una experiencia formativa innovadora.

El reto es crear un entorno de colaboración que mejore la comunicación, no solo entre profesor y alumnos, si no entre los propios alumnos.

Este entorno virtual debería tener al menos las siguientes características:

  • Integrado en un mismo entorno, no en diferentes aplicaciones.
  • Accesible desde cualquier navegador web y dispositivo móvil.
  • Que permita a cada alumno descargarse la documentación que le ha sido asignada.
  • Permita la comunicación vertical, profesor-alumno, y horizontal, entre los propios alumnos.
  • Disponga de calendario compartido y acceso al e-mail.
  • Que los alumnos puedan crear ellos mismos grupos de trabajo, por asignaturas, por temas de interés, etc..
  • Que fácilmente puedan encontrar a otras personas en el portal y puedan comunicarse con ellos de manera instantánea (chat), video conferencia, o e-mail.
  • Que puedan abrir conversaciones, hacer preguntas o incorporar sus ideas mediante microblogging, en las comunidades a las que pertenecen.
  • Que puedan hacer rating y poner comentarios sobre contenidos, ya sean case studies, documentos, videos, etc.

En definitiva, crear un entorno abierto, colaborativo, transparente que promueva la innovación y el intercambio de información en todas direcciones.

¿Creéis que nuestro entorno educativo está preparado para dar ese salto?

+ Información sobre Intranets sociales