Somos los primeros defensores de la gestión en Cloud, nuestra empresa hace unos años que integró esta tecnología y nuestros procesos se han visto optimizados hasta punto insospechados cuando empezamos dicha implantación. Ahora bien esto es sólo la punta del iceberg.

El Model Cloud se está introduciendo paulatinamente en las empresas españolas ganándose su confianza. Según el informe de Intel Security, el 88% de las empresas afirma haber aumentado su confianza en el Cloud durante el último año. Y esto es debido a la multitud de mejoras que el Cloud produce directamente en tu corporación.

– En primer lugar la reducción de costes, la empresa prescinde de inversiones en infraestructuras TI propias y licencias de software. Para empezar a trabajar no es necesario instalar ningún tipo especial de hardware.

– Los problemas de movilidad desaparecen, accede a todo lo que necesites desde dónde lo necesites.

Pagas por el uso y tu gasto queda controlado. El cloud computing se basa en modelos de pago por uso. La empresa contrata únicamente los servicios que necesita en cada momento y tienen la posibilidad de ajustar los gastos a sus necesidades reales. El cliente añade o elimina servicios en función de lo que requiera evitando tener que invertir en infraestructura propia que con el tiempo quedaría obsoleta. Es decir, paga por lo que necesites y cuándo lo necesites.

– La tecnología siempre estará actualizada. Podrás disfrutar siempre de las últimas versiones del software y las más modernas aplicaciones hasta hace poco tiempo era un “lujo” solo al alcance de las grandes compañías. Con la nube, el cliente se asegura una tecnología siempre actualizada y optimizada. Las actualizaciones desde el punto de vista del usuario, se hacen automáticamente y simplemente estarán disponibles la próxima vez que inicie su sesión en la nube.

 

Respeto al medio ambiente. Aunque en Cloud Computing casi siempre se habla en términos de rentabilidad o productividad, este punto es también muy importante. Hacer uso de la nube reduce la huella de carbono de una empresa al ahorrar recursos que pasan de estar almacenados en componentes físicos a ser virtuales. Esto supone un considerable ahorro en consumo de energía, lo que se traduce en importantes beneficios para el medio ambiente. La virtualización puede llegar a reducir el consumo de energía y sus niveles de contaminación en más de un 60%.

Según la directora regional de Intel Security España, María Campos, la nube lleva un tiempo suficiente siendo usada por las compañías y los empresarios han mostrado su satisfacción respecto a lo que este servicio les aporta.

Así pues, las empresas no dudan en apostar por la nube gracias a la capacidad de innovación y la reducción de los costes que ofrece ésta tecnología. Pero María Campos no duda en señalar el principal problema al que se enfrenta el Cloud Computing, la seguridad. Al haber tantas opciones de implementación surgen éstos retos en seguridad.

De este modo, las empresas están considerando vital el establecimiento de controles de seguridad y el cumplimiento de la responsabilidad corporativa entre empresas y proveedores de nube.