La manera en que los datos son analizados mediante el Big Data y los avances en Inteligencia Artificial, aumentan la proliferación de nuevas aplicaciones y tecnologías web.

Como uno de los mayores retos tecnológicos, la Inteligencia Arificial se nutre de los datos que proporcionamos desinteresadamente a través de redes sociales y aplicaciones. De este modo la IA nos identifica y nos define prácticamente a los mismos niveles que el ADN.

Gracias a estos datos que nutren la IA, recibimos nuevas recomendaciones, ofertas o diagnósticos médicos más precisos. Algunos de los aspectos a tener en cuenta cuando navegamos por internet que mejor ayudan a los procesamientos de Inteligencia Artificial son:

 

  1. La ubicación

Los smartphones rastrean nuestra ubicación para que las aplicaciones puedan utilizar estos datos a modo de GPS.

Mediante el análisis del historial de ubicaciones, mediante un algoritmo de predicción basado en la IA, puede saber cual será su próximo destino y cuanto tiempo estarás en los sitios que visites.

  1. Redes sociales y servicios web

Las redes sociales son el lugar en el que los españoles pasamos más de 10 minutos por día según un estudio de IAB, son la principal fuente de datos personales públicos que los usuarios compartimos.

Al utilizar los servicios de Google, Facebook, Amazon, Bing o Yahoo, compartimos datos como las consultas de búsqueda, intereses, rango de edad, comportamiento de compra, música, amigos, familiares…

Con toda esta información la IA puede incrementar la efectividad de los resultados de productos relacionados con tus intereses, ofrecerte contacto con nuevos usuarios o familiares en Internet, asignar un rango y perfil de edad, e incluso “preveer” qué producto estamos interesados en adquirir.

  1. Las cookies

Las cookies son archivos que instalan las páginas webs que contienen pequeñas cantidades de datos. La intención de las cookies es identificar al usuario, mediante el almacenamiento de su historial de actividad, de la manera que pueda ofrecerle el contenido más apropiado según sus hábitos de navegación.

El big data y la IA ofrecerán diferentes formatos de publicidad en los navegadores y redes sociales basados en nuestros intereses

  1. Las aplicaciones

La mayor parte de los ingresos de las aplicaciones gratuitas que se encuentran en Google Play o App Store de Apple provienen de las compras realizadas dentro de las aplicaciones gratuitas conocidas como compras in-app.

En conclusión, no es un secreto que la IA a través del análisis de datos como el comportamiento del usuario en una app, sus preferencias y el tiempo y hábito de uso, permite mejorar la publicidad y la oferta de servicios que el usuario pueda necesitar. Además, la definición del target que utilizará la aplicación y consecuentemente la rentabilidad y calidad de esa aplicación se verán incrementados mediante la incorporación de estos datos en su sistema.