El nuevo sistema operativo de Microsoft ha suscitado muchos comentarios, casi todos relativos a su cambio de diseño, su orientación a plataformas táctiles y otros elementos que han alejado el centro de atención sobre algunas características que no deberían obviarse.

Estas nuevas características proporcionan un entorno que facilitará la vida a cualquier equipo de IT que tenga que hacerse cargo de un parque de sistemas Windows.

alt text

Reset. Con Windows 8 será mucho más sencillo devolver a la máquina a su estado de fábrica. Sin necesidad otros medios, el propio sistema es capaz de volver al punto inicial y dejar la máquina como recién instalada.

alt text

Refresh. Recarga el Windows sin perder todos los ficheros o aplicaciones instaladas. Ahora, si el sistema se vuelve inestable, se podrá devolver el sistema al estado original de configuración sin perder los ficheros de perfil o las aplicaciones instaladas.

alt text

Windows to go. Muchas empresas y departamentos de IT tienen reticencias a usar servicios en la nube (dropbox, skydrive,etc.) al ser entornos no controlados por la empresa. Gracias a esta nueva característica, el departamento de IT puede gestionar instancias de las máquinas de escritorio, incluidas sus restricciones de seguridad, en dispositivos de almacenamiento USB y otorgar a los trabajadores nuevas capacidades de movilidad sin por ello arriesgar la información en aplicaciones e terceros.

alt text

Arranque seguro, Windows 8 hace uso de arranque UEFI, lo que ayudará a los departamentos de IT a prevenir ataques por malware ya que este sistema certifica todos los elementos y autentica que pueden ser usados en el arranque. Se puede decir adiós a sistemas infectados antes de que el sistema operativo arranque.

alt text

Virtualización. Por fin Hyper-V está incluido e integrado de serie en el sistema operativo, esto permite olvidarse del virtual PC y da acceso a los usuarios a mantener sus elementos “legacy” sin problemas.